Autos nuevos con sistema de combustión interna no se venderán en Europa en 2035

No más autos con sistema de combustión interna en Europa desde 2035

Foto. Gerd Altmann para Pixabay.com

Los 27 países endurecen sus medidas para lograr la neutralidad carbono en 2050, y la industria automotriz es uno de los objetivos.

Los vehículos nuevos con sistema de combustión interna no podrán ser vendidos a partir del 1 de enero de 2035 en los países de la Unión Europea.

Así lo decidió la Comisión Europea, el organismo de la Unión que se encarga de la legislación y administración de esta alianza. Esta decisión está enmarcada dentro del plan de los países que conforman la unidad regional de lograr la descarbonización y la neutralidad climática hacia el año 2050. Y aunque varios de los socios habían planteado en las negociaciones previas una ampliación del plazo para que entrara a regir la prohibición (año 2040) finalmente y con el apoyo de Alemania-el país más fuerte dentro de la Unión- se tomó la decisión de esta fecha crucial para la industria automotriz.

Pero no se trata solo de la prohibición total en esa fecha. También el organismo legislativo aprobó que al año 2030 los vehículos con sistema de combustión interna nuevos que sean vendidos en la zona deberán haber reducido por lo menos en un 55% su nivel de emisiones de gases al medio ambiente teniendo en cuenta como punto de partida las mediciones actuales de CO2.

Las calles europeas no podrán ver vehículos nuevos con sistema de combustión interna a partir de 2035.
Foto Stock Snap para Pixabay.com

¿Sin autos de combustión interna en 2050?

La medida de prohibición total de venta de vehículos con sistema de combustión interna incluyendo aquellos que cuentan con algún sistema de hibridación y se combina por tanto un motor de combustión con otro tipo de tecnología de propulsión.

La norma no prohíbe la circulación de los vehículos con sistema de combustión interna que existan en el momento, pero se prevé que sí habrá un mayor endurecimiento vía tasas impositivas y cobros por el tránsito en ciertas zonas de las ciudades buscando desestimular su uso de manera gradual hasta llegar en el mediano y largo plazo a un parque automotor 0 emisiones en su totalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.