El Renault 4, toda una suite de hotel de lujo

El Renault 4 volverá a las calles en los próximos meses. Así lo había anunciado ya Renault como parte de la conmemoración de los 60 años de la primera vez que este modelo fue fabricado por la automotriz francesa.

Pero como parte de la estrategia de Renault para celebrar este aniversario y anticipar un poco lo que será el nuevo R4, la marca presentó un prototipo basado en el modelo original pero con un giro  hacia el diseño arquitectónico y el glamour de los hoteles de lujo.

Para ello Renault se alió con el diseñador Mathieu Lehanneur para crear un modelo único. «Quería fusionar los mundos de los vehículos y la arquitectura para crear una habitación de hotel al aire libre. Incluso mejor que la mejor suite palaciega, el vehículo está exactamente dónde quieres que esté, ya sea junto al mar, en medio de un campo o conduciendo por la ciudad con la que siempre has soñado». dice Mathieu Lehanneur.

SUITE N°4, como se denominó a este modelo prototipo,  mantiene las mismas dimensiones y líneas exteriores del icónico modelo, pero viene con un giro radical. La sección trasera y la escotilla se reemplazaron por ventanas de policarbonato que proporcionan transparencia e iluminación a la par con la del vidrio arquitectónico. Los paneles solares transparentes en el techo dejan pasar la luz mientras ayudan a cargar la batería del automóvil, que ha sido modernizada y ahora 100% eléctrica.

La parte delantera del automóvil luce las mismas luces, líneas y silueta icónicas que el original. La parrilla delantera en aluminio pulido es a la vez la firma del diseñador y una oda a la evasión. Crea ondas y le da al automóvil un efecto permanente de fluidez, dinamismo y movimiento. La inspiración arquitectónica también se puede encontrar en la carrocería del automóvil, que está recubierta con tres capas de pintura que le dan el aspecto mineral del cemento.

Por su parte en el interior Los asientos y el salpicadero están tapizados con un enérgico terciopelo amarillo. En contraste, el espacio en la parte posterior está terminado con un tejido de chenilla grueso y acanalado y complementado con dos vueltas, para un aspecto robusto. Refuerzos y almohadas completan la bota, transformada en una habitación móvil. La experiencia se finaliza con un banco de madera que se desliza como un cajón y se puede extraer para proporcionar asientos protegidos cuando la escotilla está abierta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.